Lunes, 22 Septiembre 2014
 
Inicio Artículos Clima “neutral” no es motivo para confiarnos
   

Nombre de usuario:
Contraseña:
 
Clima “neutral” no es motivo para confiarnos

José Antonio Milán Pérez (*)

El Nuevo Diario

Clima “neutral” no es motivo para confiarnos


Según reportes recientes de la Agencia para la Administración de los Océanos y la Atmósfera de Estados Unidos, las condiciones imperantes de La Niña que se mantuvieron durante el invierno del Hemisferio Norte, se están debilitando para dar paso a una condición neutral: sin El Niño, ni La Niña.

El ascenso de la temperatura sobre el nivel del mar en marzo fue importante y es prácticamente un hecho que en el mes de abril las condiciones climáticas sean neutrales.

Esta condición muy probablemente prevalecerá al menos para los tres próximos meses, que marcan el inicio del invierno en Nicaragua y el fin de la primavera e inicio del verano para el Hemisferio Norte.

El Niño es el principal fenómeno de la variabilidad climática, que influye en el comportamiento del clima en el Pacífico de Nicaragua, con sus ciclos de sequía, así como importantes precipitaciones, en su fase inversa que se conoce como La Niña.

Sin embargo, existe una región en la faja central del país donde la influencia de El Niño no es significativa, lo que crea un clima muy beneficioso para ciertos cultivos como el frijol.

En la Costa Atlántica se puede afirmar que el clima está supeditado a las condiciones del Mar Caribe con su régimen muy especial de lluvias que son arrastradas desde el mar por los vientos alisios.

Otros fenómenos climáticos con influencia en el Pacífico nicaragüense están relacionados con la actividad ciclónica del Atlántico, que se ha pronosticado como “débil” debido a que el océano Atlántico se ha mantenido relativamente frío.

Sin embargo, debemos estar alerta, pues no solo pueden cambiar las temperaturas en el océano Atlántico, pudiendo hacer más activa la temporada de huracanes, sobre todo en septiembre y octubre; sino también porque en la llamada Cuenca del Caribe se forman huracanes y, desgraciadamente, se ha mantenido caliente. Debe tenerse en cuenta que son esos tipos de huracanes los que más nos han golpeado en los últimos años.

Las condiciones de un clima neutral para el Pacífico de Nicaragua, no evita la aparición de alguna anomalía que pueda causar precipitaciones intensas en una región.

Tanto los modelos que se utilizan para la simulación del cambio climático, como las observaciones reales, están confirmando que después de una condición de Niña, en muchas ocasiones se atrasa el inicio del invierno, o este comienza con un régimen de lluvia muy irregular y también las canículas se hacen más extensas. Ojalá que ese no sea nuestro caso este año, porque muchos cultivos de maíz de las siembras de primera pudieran afectarse en aquellas regiones que son tradicionalmente más secas.

Estas explicaciones no son una regla, pues en los últimos 30 años han existido cuatro años con similares transiciones; y el comportamiento del invierno no ha sido igual.

Por ejemplo, en el año 2006 hubo una rápida disipación de La Niña y en septiembre inició un ciclo de El Niño y en 2011 la disipación fue un poco más lenta y en el mes de septiembre volvió un ciclo de La Niña.

Por todo lo anterior, es aconsejable esperar las proyecciones que realiza el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales.

(*) El autor es Doctor en Ciencias y Director del Centro de Investigación y Transferencia de Tecnología en Cambio Climático de la Universidad de Ciencias Comerciales.

scroll back to top
 
 
 
 
 
auprica
Universidad de Ciencias Comerciales
Tels.: 22701730 - 22701731 - 22701732 - 2277 1931 - 2270 6698 Fax: 2277 3060
www.ucc.edu.ni / ucc@ucc.edu.ni
Diseño y Desarrollo: SERVIWEBNICA